¿De dónde carajos proviene la expresión "toco madera"?


-¿Te imaginas si tu hija saliera embarazada de un holgazán bueno para nada?
-¡Ay no! Toco madera.


De el repertorio de "no pasar debajo de una escalera" o "no abrir un paraguas en interiores" existe una superstición que con bastante seguridad ha sido aplicada por todos nosotros o al menos la hemos visto siendo aplicada por alguien más.

Dicha superstición dicta que si alguien emite una sentencia poco deseable en el futuro podemos "anularla" al hacer contacto directo con cualquier pedazo de madera que esté próximo a nosotros.

Con eso "nos salvamos" de que dicha predicción se haga realidad.

Pero... ¿de dónde proviene este candado mágico anti-tragedias?


Proviene de una mezcolanza de ideas brindadas por diferentes civilizaciones, por ejemplo los celtas quienes creían que los árboles tienen alma y que al tocar la madera alejaban las malas vibras y conseguían protección.



Tanto Grecia como Irlanda le atribuían poderes mágicos a la madera en sus respectivas mitologías, Grecia relacionaba la madera (el roble específicamente) con el dios Zeus, e Irlanda considera a los arboles como el hogar de duendes y hadas.




La otra cara de la moneda tiene toques religiosos, cargar sobre el cuello un crucifijo o un rosario con una cruz de madera y tocarla cuando se requiere protección o se recita una oración está ligado a la madera de la cruz en la que Jesús fue crucificado.


La mezcla de todas esas creencias y el paso de los años fueron acuñando la frasesita que todos conocemos: toco madera, la cual algunas personas ya solo la recitan sin verdaderamente buscar un pedazo de madera con el cual hacer contacto.


Tal vez te interese:





No hay comentarios:

Publicar un comentario