Mi ex-jefe y el trabajo al que renuncié me estaban matando.


Por endes del destino fui a parar en una empresa que mantendré en el anonimato así como su giro y hasta su ubicación, ¿para qué quiero problemas? Digamos que la compañía se llama Freon Art (un anagrama de su verdadero nombre), fui contratado como encargado de mercadotecnia ya que el jefe anteriormente hacia los diseños de la empresa en Power Point, si, en Power Point.

El primer mes fue miel sobre hojuelas, yo estaba contento, ellos estaban contentos y me sentía motivado a demostrarles que habían tomado una buena decisión al contratarme, como quien dice; le echaba todos los kilos.



Mi jefe desde el principio me explicó cómo se manejaban las cosas ahí: "La empresa es de mis papás, pero yo la manejo, entonces, ellos son tus jefes, pero yo también, ¡ah! Y mi primo también es tu jefe", (eso ultimo no es exageración, sí fue así). Entonces yo lo bauticé como "el Junior", ¿por qué? Porque es una de esas personas que cuando vinieron al mundo ya tenían la vida solucionada, sus papás ya eran millonarios y no pueden evitar posicionarse por encima de ti con sus comentarios y su forma de dirigirse.

Tan pronto como agarró confianza, al Junior comenzó a hacersele muy fácil disponer de mi tiempo sin preguntar, como si yo hubiera nacido para servirle, "la próxima semana vas a estar saliendo a tales horas", y a mi se me atoraba en la lengua un "¡ah chingado!, ¿y a ti quién te dijo que estoy disponible a esas horas?", comenzó también a ver que tenía la capacidad para encargarme de muchas más cosas para las que inicialmente fui contratado y se colgó de ahí, naturalmente; yo comencé a aborrecerlo.



El Junior era un imbecilazo en toda la extensión de la palabra... Corrección; es un imbecilazo.
Fui notando que tan pronto como llegaba ese cabrón a la oficina se me revolvía el estomago, comenzó a manifestarse físicamente en mi el repudio que sentía por su mera presencia; pesadez, dolores de cabeza, de espalda, dificultad para concentrarme, no se diga cuando llegaba a hablarme para que fuera a su oficina a una de sus amadas y recurrentes reuniones, ¡le encantaba llamar a la gente a reuniones! Y generalmente eran para encargar más trabajo, si, más trabajo por el mismo sueldo y por un feedback muy miserable, acciones que solo aumentaban en mi la certeza de que yo estaba inyectándole valor a la empresa por muy poco a cambio, cada diseño que hacía, cada poster, cada flyer, cada mantenimiento a la pagina web, todo eso hacía que la empresa valiera mas, que atrajera más clientes, que vendiera más.

Con el paso de los meses mis tareas fueron aumentando, ya no era solo el encargado de la mercadotecnia, de hecho, comencé a pasar más tiempo viendo una pantalla de Excel que la de Photoshop, y en mi cayeron responsabilidades del tipo "ni pienses faltar un sábado por que eres el encargado de entregar los resultados de venta de la semana".



Para cortar el lloriqueo y no extender más esto simplemente diré que hasta al médico fui a parar, la ansiedad me consumía, no dormía bien por las noches, a veces soñaba que estaba trabajando, avanzandole a los pendientes, ¿cuál descanso había en eso?, ¿qué vida hay en eso? Está de la chingada sentir a cada rato que ya te vas a morir por que no sabes qué te está pasando.
Ya tenía en mente renunciar desde hacía mucho tiempo, y mucha gente me decía "no renuncies hasta que ya tengas algo seguro", pero ¿cómo carajos?, ¿cómo asegurar algo si mi trabajo consumía la mayor parte de mi día? Ese tiempo que podía emplear buscando mejores oportunidades, tocando puertas, preguntando aquí y allá o hasta iniciando mi propio negocio, todo ese tiempo se lo estaba llevando mi trabajo miserable y el miserable de mi jefe.

Hasta que un día en Instagram vi una imagen que me cayó como un baldazo de agua fría:




Traducción: Renuncia a tu trabajo de mierda por que siempre puedes conseguir otro. ¿De quién estás esperando el permiso? #VasAMorir


La imagen no me abrió los ojos, siempre he estado muy consciente de que todos vamos a morir, de que hoy puede ser el último día, la imagen sirvió como recordatorio de eso precisamente, ¿qué carajos estoy haciendo aquí, regalandoles vida a estos imbéciles?


Entonces... ¿qué pasó al final?


Amigos y familiares me decían que me animara a pedir un aumento, pero un aumento no valía el estar aguantando al Junior, que pena que nunca surgió de ellos, mala retención del talento, así que simplemente puse acción a las palabras, no iba a llegar a ningún lado quejándome con todo el mundo de que mi jefe era un idiota, que disponía de mi tiempo más de la cuenta, que me mandaba mensajes hasta los domingos y un largo etcétera, así que en la medida de lo posible comencé a aplicar en otros lugares, empresas que la gente me recomendaba con buen ambiente laboral, con políticas de aumento de sueldo cada determinados meses, entre otras cosas. Siempre lo he dicho, un trabajo no va a llegar por si solito a las puertas de tu casa, hay que salir a buscarlo, así que salí, busqué y encontré.

El cambió mejoró mi salud.


Fui contratado en otro lugar con un ambiente completamente diferente, con políticas menos explotadoras y que dan más pie al crecimiento personal. Desde el momento en que supe que ya no tendría que ver más la cara del Junior me sentí tan bien que hasta incluso mi insomnio desapareció.

Ahora, no estoy incitando a nadie a que le valga madre, vaya y se plante de frente a su jefe y le diga que ahí está su puesto y se vaya al carajo, pero si alguien se siente identificado con los malestares físicos que comienzan a manifestarse por estar en un lugar que no nos motiva en lo más mínimo, entonces, a riesgo de soltar un consejo no solicitado, simplemente diré que recomiendo ampliamente el buscarle, nadie tiene por que estar aguantando gente nefasta si estar estancado en donde no se nos valora.



Recuerda estos 10 videos virales que han marcado a más de una generación.

Recuerdo la primera vez que alguien me enseñó el video de Edgar cayéndose, andaba circulando por el extinto MSN Messenger y ganando popularidad día a día para convertirse en uno de los primeros videos virales de la historia del cyber-espacio.

Con el paso del tiempo nuevos y mejores videos virales fueron apareciendo y acumulando millones de visitas en YouTube, hoy en día los videos virales son tan efímeros que fácilmente vamos olvidando aquellos que nos hicieron reír a carcajadas años atrás.


Por lo tanto, he aquí una compilación de 10 de los mejores videos virales que hayan existido.


Empezamos por supuestísimo con la caída que llevó a un niño a ser incluso entrevistado numerosas veces en televisión:


La Caída De Edgar.




El trapo el trapo el trapo ¡Comete un pan!



¡FUA!



El Canaca.



"Yo poleo con la gente que es mala".




No ni mergas.


Tengo Miedo.



Muchas cosas whooo.



Casas de cartón.


No choqué; me chocaron.





Y si, faltan muchos, muchísimos videos más aqui que han marcado a más de una generación, desde la que creció con el Windows 95 hasta la que nació cuando las tablets ya existían. ¿Cuál consideras que falta aquí?



Te recomendamos




El arte del "yo no coopero, todos me invitan".

En el diario deambular se conocen todo tipo de personas, personas afligidas, personas amables, arrabaleras, también aquellas que aman ser el centro de atención, por otro lado casos severos de introvertismo, hay de todo en este mundo. Luego están unas criaturas que son verdaderas artistas; expertos en el arte de no desembolsar un peso y llegar a casa bien enfiestados, siempre.



Todos tenemos a un amigo (o conocido) que pertenece a este nicho de artistas del no poner, del no cooperar, y que curiosamente, siempre terminan tomando gratis, ¿cómo demonios lo hacen?

Está el caso de Martín (no es su verdadero nombre), él es mano derecha de Pablo quien trabaja para una gran empresa. Martín es de más o menos bajos recursos, sin embargo, desde que se junta con Pablo gana buen dinero cada que emprenden proyectos juntos, Pablo siempre lo está invitado a que lo ayude a realizar los trabajos que hace para la empresa en la que él trabaja y le da buena parte de las ganancias, pero cada vez que van a un bar a desestresarse es Pablo quien paga, una e incontables veces, cuando llega la cuenta a la mesa Martín siempre mantiene las manos en las bolsas, porque Martín es un artista del no poner y pistear gratis.



En esta historia real incluso los cigarros le salen siempre gratis a Martín, ¿quién los patrocina? Pablo, ¿por qué Pablo no pone un alto y deja de mantenerle los vicios a Martín? Nunca lo sabremos.
Por cierto, Martín tiene muchos otros Pablos allá afuera.


Casos como el de Martín y Pablo hay muchos. Y está bien invitarle unas copas a tu amigo, a todos alguna vez se nos complica la situación y no traemos billete alguno en la cartera, pero los artistas de la tomadera gratis abusan, lo vuelven un modus vivendi.



¿De qué medios se valen para lograr esto? ¿Hipnósis? ¿Chantaje emocional? Lo cierto es que indudablemente esto se trata de un arte que no cualquiera puede perfeccionar.




Te recomendamos:



El sitio web para ubicar la maquina expendedora de Coca Cola más cercana a ti.



De esas cosas extrañas que tiene internét, ¿sabías que existe una página para encontrar la maquina expendedora de Coca Colas más cercana a ti?

Definitivamente Coca Cola quiere que consumas su producto y sin contratiempos ya que muchas de estas maquinas expendedoras tienen la facilidad de compra con una aplicación movil, además claro del pago con tarjeta de débito o crédito, el caso es que no te quedes sin tu Coca Cola.



El inconveniente es que necesitas estar en Estados Unidos para que el ubicador funcione, no es de sorprenderse el hecho de que EEUU sea el país con mayor indice de obesidad del mundo.




Te recomendamos:




20 de los Gifs más súper mega extraños que puedes encontrar en Giphy.




Sin nada de preambulo aquí están 20 de los Gifs más... raros y dificilmente explicables que te puedes encontrar en Giphy, el portal más grande de Gifs del ciberespacio.

Dependiendo de tu conexión tal vez sea recomendable dejarlos cargar primero.













































Te recomendamos:





Mattingly, quitese esas patillas. ¿A qué se refería Burns con esto?


Uno de los capítulos más memorables de Los Simpsons es sin duda "Homero Al Bat", si recuerdas, en él Burns apuesta 1 millón de dólares a que el equipo de su planta nuclear puede ganarle al de la planta de Shelbyville. Para lograrlo, contrata a Roger Clemens, Wade Boggs, Ken Griffey Jr., Steve Sax, Ozzie Smith, Darryl Strawberry, Jose Canseco, Mike Scoscia y por supuesto a Don Mattingly.




Es este último a quien Burns comienza a insitirle una y otra vez con que se quite las patillas, pero Mattingly nunca termina por comprender a cuáles patillas se refería. 


Hay varias teorías al respecto pero las dos más acertadas hasta el momento son:

1.- Que Burns en realidad se refería al bigote de Mattingly.



2- Que esto fue simplemente una sátira de George Steinbrenner, quien fue propietario de los Yankees de Nueva York durante muchos años y era conocido por demandarles cosas muy insensatas a sus jugadores.






Personalmente... La segunda parece más factible, pero para salir de dudas, ¿alguien tiene el número de Matt Groening?





Te recomendamos: