Los 10 Peores Trabajos del Mundo.

En el post anterior conocimos 8 Trabajos de Lujo que muchos desearían tener, trabajos como crack del fútbol o rockstar son el sueño de muchos, aunque también abordamos los contras de trabajar en algo así.
Ahora se le llegó el turno a los 10 Peores Trabajos del Mundo, si creías que tu trabajo como Ejecutivo B (ve por esto, ve por aquello, ve por las sodas, etc.) era lo peor del mundo, después de leer este post vas a querer amarrarte a tu trabajo con un contrato de 20 años.




Recogedor de Animales Muertos.

En México hasta donde yo sé no existe este puesto pero en otros países es una realidad, alguien reporta un tierno mapache atropellado en carretera y es tu trabajo ir a limpiar la zona, puede ser desde un gato hasta una enorme vaca.



Carcelero de la Prisión de Máxima Seguridad.

Imagínate caminar por los pasillos de la correccional mientras todos los reos te gritan “¡Ándale gordo!” o “¡Apúrale desnutrido!” según sea el caso, los reos no te tienen respeto aunque los amenaces con tu macana, todos ahí te quieren muerto y en un descuido te pueden “navajear”, además tienes que hacerle los favores al reo de reos que aunque está encarcelado vive como rey con lujos y demás.



Jefe de Cocina.

Eres la parte media entre el Chef y los cocineros asistentes, mientras el chef se pavonea por la cocina tu eres el encargado de supervisar la ejecución de las ordenes del restaurante, sí algo no llega a tiempo es tu culpa por no haber puesto a trabajar a tus subordinados a tiempo, y un puesto como este es requerido tanto en restaurantes codiciados y de lujo hasta las cadenas de comida rápida, es un trabajo sumamente estresante y además fácil de perder pues cargas con mucha responsabilidad.



Bombardero de la Armada.

A menos que seas un enfermo mental o un psicópata que no siente remordimiento alguno; acabar con la vida de cientos y miles de niños, adultos y ancianos inocentes con tu “súper avión” disparando a diestra y siniestra en pueblos, aldeas y ciudades seguramente no ha de ser muy gratificante, menos aún cuando éstas personas nunca te hicieron nada, ni siquiera te conocen, pero como fue la orden de tu superior tienes que ir a cumplirla.



Taxista en la Metrópolis.

Ser taxista en una ciudad con más de un millón de habitantes, todos queriendo llegar rápido a sus trabajos, todos saturando las calles con sus vehículos, todos ansiosos de gritarle al chofer que es un inepto, cafre inservible y cuanta cosa les sirva para desahogarse… ha de ser terrible. Además en las grandes ciudades el puesto es competido en ocasiones por 100 mil, 200, 400 o hasta mas miles de taxistas.


Encargado de Atención al Cliente.

Estar escuchando todo el día las quejas de montones de clientes insatisfechos que te echan la culpa a ti de que sus productos hayan salido defectuosos, de que les hayan cobrado mal en la caja, de que el clima adentro de la tienda este mal calibrado ¡de lo que sea! Seguramente es una pesadilla, ¿Cómo le haces entender a Doña Furiosa que tú solo haces tu trabajo y que es la tienda la que tiene una política de no devolución de dinero? Y sí Doña Furiosa va acompañada de su esposo Don Pleitos las cosas se pueden volver personales. Este es un trabajo para ganarse enemigos.



Probador de Desodorantes.

Sí creíste con el nombre de este puesto que tu trabajo sería usar diferentes desodorantes ¡Pues no! Tu trabajo es oler las axilas de diferentes personas que se aplicaron distintos desodorantes y determinar cuál apesta menos, a éstas personas primero las pusieron a sudar para luego aplicarles cierto desodorante y proceder a que te estampen sus axilas en la cara.



Recolector de Esperma.

Seguramente ha de provocar mucho orgullo para un hijo decir que su papá se dedica a recoger semen de toro, el único consuelo que te dan en este trabajo es “alguien tiene que hacerlo”, lo peor es cuando empieza a gustarte.



Limpiador de Baños Portátiles.

Para trabajar en algo así seguramente debes tener deficiencias en el olfato, difícilmente puedo pensar en trabajos más denigrantes que este (tal vez el oledor de axilas). Lo peor del caso es que al llegar a casa nadie se te quiere acercar hasta que no te bañes tres veces e inundes tu cuerpo con perfume.



Asistente Personal

Si bien la esclavitud está prohibida actualmente, en momentos de necesidad puedes terminar como el asistente personal de un ricachón o ricachona, sus humores pueden variar, pueda que sirvas a una persona agradecida o bien a la más déspota y tirana del mundo, y en cualquiera de los casos tu trabajo va a consistir en facilitarles la vida, hacérselas más cómoda de lo que ya es, desde ponerle/quitarle los zapatos, acercarles un libro que perfectamente pudieran coger ellos si tan solo se estiraran, abrir la puerta, contestar el teléfono, organizar sus medicamentos por día, darles un masaje en el cuello, etc. Es un trabajo para rebajarte y tratar de “si señor(a)” a todas horas.



Así es que seguramente nuestros empleos no son tan malos después de todo ¿no? Cuando uno sabe que hay personas oliendo axilas todo el día el panorama mejora un poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario