Los Vividores De La Calle. De La Necesidad Al Ser Un Parásito.



Las opiniones se dividen mucho en cuanto a este tema se refiere, son muchas las personas que a diario inundan las calles y que "ofrecen sus servicios" a cambio de unas monedas, para algunos conductores y transeúntes son una molestia mientras que para otros resultan indiferentes o incluso respetan su modo de ganarse la vida.

Pero... ¿Que lleva a una persona a convertirse en "franelero", vendedor de limpia parabrisas o sus similares?


Las causas pueden ser muchas y muy variadas, desde el no haber logrado ser contratado en ninguna empresa hasta el simple hecho de ser una persona insubordinada que no le gusta ser el empleado de nadie, que no le gusta tener horarios, así que trabajar en la calle le da los "privilegios" que busca.


Mientras que para algunos estas personas son unos parásitos, unos vividores, para otros son trabajadores que luchan por el día a día, ¿quién tiene la razón? Habría que buscarla en cada caso particular, habrá quien se dedique a limpiar vidrios en los cruceros por que la vida simplemente no le permitió hacer otra cosa y tiene una familia que mantener, pero definitivamente también habrá quien lo haga por parásito, por flojo, por no querer trabajar. 

Dejenme destacar un trabajo que admiro, respeto y apoyo en cada ocasión que puedo: El cerillito


Este puesto generalmente es ocupado por niños o por personas de la tercera edad en tiendas departamentales, son empleados de esa tienda, es su trabajo, y es muy diferente a los SERVICIOS NO SOLICITADOS a los que se enfrenta uno en la calle:


  • El tipo que te quiere cambiar los limpia parabrisas.
  • El que te quiere limpiar los focos del auto.
  • El que se acerca cuando te estas estacionando para "ayudarte" a que lo hagas bien.
  • El que en cada crucero llega y se mete con un articulo de tu propiedad: tu automóvil, tocándolo y restregándole agua sin tu autorización.
  • El que te ofrece polarizarte tu auto (que ya está polarizado).

¿Cuántos ejemplos más hay como estos? Seguramente la lista es interminable, y ¿cuántos de estos servicios son solicitados?, ¿cuantos son recibidos gratamente?

Otro trabajo respetable y admirable es el del vendedor de periódicos en los cruceros.


Desconozco si las editoriales les pagan a estas personas por vender sus periódicos pero al menos es un servicio que no se mete contigo, no te persuade insistentemente para que lo compres, es tu decisión, a diferencia del limpia vidrios que rara vez respeta tu decisión cuando le dices "No".

¿Cómo se empieza a ser un Franelero o Viene-Viene?


Me imagino a una persona cualquiera, recién despedida de su trabajo, harta de la "opresión", de ser el empleado de alguien, y simplemente un día se instala en el estacionamiento de algún establecimiento, tienda o lo que sea con muchos asistentes diariamente, y entonces... solo empieza a decir "viene... viene...." a los conductores que intentan estacionarse, y ¡bum! tan pronto como eso, "ya tiene un trabajo de nuevo".

¿Y cómo se empieza a ser un vendedor de Limpia Parabrisas? 


Misma situación pero me imagino al "gran emprendedor y comerciante" invirtiendo en sus primeros pares de limpia parabrisas, deseoso de salir a la calle a ofertarle sus limpia parabrisas a cuanto conductor va saliendo de su auto y después de que le haya dado unas monedas al Viene-Viene, y entonces solo tiene que decir "¿le cambio sus limpia parabrisas? Mire ya los trae bien fregados" y el gran comerciante empieza su nueva carrera. 


Y tengo entendido que en lugares como el D.F. está todavía peor la situación pues los franeleros tienen su propia mafia, amenazan a los conductores, les rayan los carros o les vacían las llantas si no reciben su pago, ¿que tiene de respetable eso?



Respetable para mi el que exhibe su talento en los cruceros haciendo toda clase de cosas como malabares, maromas, equilibrismo, etc. Al menos siento que se ganan las monedas que pudieras darles, caso totalmente contrario a lo que me pasó hace unos días, iba caminando rumbo al trabajo y a varios metros delante de mi iba un sujeto, de pronto el tipo se orilló y se sentó en la banqueta, y cuando iba a pasar yo frente a él se quitó su gorra y me dice "Hey compa, ¿un baro que tengas?" Así nada más... ni siquiera por favor, y ¿qué hizo para ganarse si quiera un peso?, ¿sentarse y quitarse la gorra? Para mi eso si es ser un parásito y obviamente no obtuvo absolutamente nada de mi. 


Si bien yo comprendo que no todos tienen acceso a una entrevista de trabajo a la que tienes que ir vestido formal, pero estas personas tienen la oportunidad de hacer infinidad de cosas (las que no sufren de alguna enfermedad o incapacidad), pueden:

  • Limpiarle el jardín a alguien, y luego a alguien más.
  • Ser el velador de alguna empresa.
  • Limpiar coches en un establecimiento (no en la calle).
  • Ser el portero de algún fraccionamiento.
  • Ser cerillitos.
  • Repartir el periódico a los suscriptores.
Pero desperdician todas estas oportunidades y en vez de eso eligen el camino fácil y empiezan a hacer cosas de parásito como ir de tienda en tienda preguntando "¿le tiro la basura?", son este tipo de actitudes las que van pudriendo las calles hasta convertirlas en un laberinto en el que te tienes que librar de más y más personas que quieren tu dinero. 




En mi ciudad hay un sujeto que tiene fácil 2 años con la misma receta médica pasando de lugar en lugar, hablando con una voz de enfermo mal fingida y pidiendo dinero para comprar su medicamento, la receta tiene fecha como del 2012, ahora imagínense mi sorpresa el día que lo vi en un casino local, eso si hierve la sangre; que todavía te quieran ver la cara, que te quieran vender lástima con mentiras.


Pero bueno queridos lectores, esa es solo mi opinión, considero que en México el DIF debería de retirar a los menores que arriesgan su vida en los cruceros, y que los que tengan oportunidad de superarse aunque sea un poco deberían de intentarlo en vez de caer rotundamente en la categoría de vividores. 


Te recomendamos:






No hay comentarios:

Publicar un comentario