8 Trabajos de Lujo.


Todos hemos escuchado la frase “dedícate a algo que ames y jamás trabajarás” o algo así. Hacer algo que nos apasione y ser remunerados por ello es una oportunidad que no se les presenta a todos.

¿Y qué se hace cuando lo que nos toca es un puesto de Atención al Cliente escuchando las quejas de infinidad de personas diariamente? Lo normal es conformarse, a final de cuentas hay que llevar dinero a casa, pero ¿y si trabajáramos en algo sumamente entretenido, diferente y además altamente remunerado? Seguramente nuestras vidas serían perfectas.

Lo serían en un primer vistazo, pero abriendo el abanico de posibilidades estos trabajos soñados también tienen sus pros y sus contras, he aquí los 8 trabajos de lujo que algunos matarían por tener:


Conejillo de indias de la DEA.

Esas drogas que para todo el público en general son altamente prohibidas y penadas para quien las consuma ¡tu las tienes permitidas y gratis! Además las nuevas drogas llegan a ti antes que a nadie más, eres el hombre de prueba al que le dan un nuevo polvo que te hace alucinar con mundos paralelos y criaturas extrañas, tu trabajo consiste en determinar el grado de pureza y calidad de cuanta porquería decomisan las autoridades (decirles qué tanto pega y qué se siente). Tienes licencia para probarlo todo y sí insultas al sargento en turno se te perdona ya que estás bajo la influencia de algún estupefaciente.

Lo no tan bueno:
Algunos narcóticos que te dan a probar te dan un muy mal viaje, has estado a punto de infartarte con cosas que has alucinado, además pasas días recluído de la sociedad para que no vayas a cometer alguna tontería mientras estás drogado, tu naríz cada vez se parece más a la de Carmen Campuzano y tus pulomes se asemejan a dos bolsas de basura, además te está empezando a crecer lo que parece ser un tercer ojo en el cuello producto de las mutaciones por tanto producto químico que has ingerido. Lo peor del caso es que cada vez que te dejan salir a que “tomes un respiro” estás ansioso por regresar y que te inyecten más porquerías, tu grado de adicción ya es incurable.

Game Tester (Probador de Videojuegos)

Esas tardes que pasaste frente al televisor jugando Nintendo, Super Nintendo, Xbox, Game Cube, Nintendo 64, Play Station y demás consolas no fueron en vano pues ahora trabajas para la compañía tal que te paga por tus “revisiones” de los nuevos lanzamientos que llegan a tus manos antes que a nadie, tu trabajo consiste en detectar fallos en el sistema o en la programación de los juegos e informar a la compañía al respecto. Carajo ¡te pagan por estar echado rascándote la panza y acabándote todo tipo de juegos! Eres la envidia de tus amigos, eres la envidia de tu papá incluso.

Lo no tan bueno:
Después de 6 meses has jugado tantos videojuegos que ya no distingues cuál es la realidad y cuál no, la compañía te exige que termines los juegos en menos de una semana por lo que apenas y puedes levantarte del sillón para hacer tus necesidades y dormir, faltaste a la graduación de tu hermana por estar jugando pero no porque quisieras sino porque era tu trabajo, de pronto ya deja de ser divertido, odias recibir un nuevo juego en tu correo y como ya no sabes cuál es la realidad terminas matando a un peatón porque pensaste que estabas jugando Grand Thef Auto.

Rock Star.

Ya sea que seas el frontman de una banda o su baterista estrella, ser rockstar ha de estar de lujo, millones de fanáticos a lo largo y ancho del mundo, todos coreando tus canciones sobre la vida injusta y las groopies esperando afuera de tu camerino para… conocerte, pero tú estás harto del sexo superficial, estás más metido en la coca y sus amiguitas las píldoras para ser feliz. Te vas de fiesta con Bono y cuando te sientes intenso invitas a Eddy Van Halen, te llevas bien con Osbourne y próximamente lanzarás tu perfume para rockeros “auténticos” como tú. Al final de tu vida lo más probable es que te hagan una película.

Lo no tan bueno:
La audiencia no perdona que les cambies el estilo, aunque sea TU estilo, sí los acostumbras a un sonido y de pronto implementas variaciones en tu siguiente disco jamás te lo perdonarán. Además con el abuso de las drogas muchos rockstars terminan como Amy Winehouse y ¿cómo vas a ser rockstar si no consumes drogas? Y hablando en serio, los rockstars pasan la mayor parte del año alejados de sus familias, tendrías que felicitar a tu madre por teléfono en su cumpleaños porque andarías en otro país, probablemente te reúnas con tus seres queridos en navidad y rápido a seguir con la gira.

El profesor guapo de la facultad.

Ser el docente en una escuela de jovencitas fresonas que suspiran cada vez que entras al salón no ha de estar nada mal, pero esto solo funciona sí eres “el maestro guapo”, no “el maestro más o menos” sino el guapo. Además solo tienes que transmitir los conocimientos que adquiriste en tu carrera, practicas la pedagogía (no la pedofilia) y te pagan por ello.
Como profesor tienes el poder de determinar quién se merece aprobar y quién no, y nunca das tu brazo a torcer, excepto cuando las lágrimas de estas indefensas jovencitas brotan y te preguntan si no hay nada que pudieran hacer para aprobar tu materia.

Lo no tan bueno:
Como eres el profesor guapo los directores y subdirectores van a poner más los ojos en ti que en el profesor mas o menos o en el profesor feo, ellos saben que muchas alumnas podrían… tentarte, y si te sorprenden dándole Educación Sexual a una alumna mientras tu materia era Filosofía adiós trabajo y adiós libertad, cárcel minimo unos cuantos meses, años, no se.
Por otro lado cuando te dignes a reprobar a “junior” o a “señorita fresona” será más que probable que al siguiente día tengas a sus señores padres (o sus representantes) exigiéndote que eduques mejor a sus retoños, pues es tu culpa que no hayan aprobado.

Dictador.

Sí alguna vez has cruzado palabras con un cubano castrista (que aman o bueno, amaban a Castro) sabrás que por más que se decía de Castro y por más tierra que se le echaba encima a su gobierno; los cubanos lo amaban (obviamente no podemos generalizar). 

Ahora imagínate ser un dictador, serías el jefe de jefes, el hombre más carismático de tu país, y quien se atreva a negarlo sufriría las consecuencias ya que tendrías un ejército a tus pies protegiéndote hasta de las moscas en verano, no le rendirías cuentas a nadie y ocurrencias tuyas como “El Día De Morado” serían acatadas y todos saldrían a las calles vestidos de morado.

Lo no tan bueno:
Probablemente exagerarías con tu poder y una gran mayoría terminaría odiándote, sobre todo cuando les digas que no pueden dejar el país por ningún motivo, de pronto ya no confías en nadie, ni en tus guardaespaldas a quienes cambias cada semana y ya les encargaste que fusilaran a tu propia sombra pues ni en ella confías, además piensa en lo ridículo del sistema comunista; un doctor certificado gana lo mismo que un zapatero al día, alguien terminaría matándote tarde o temprano.

Crack del Futbol.


Por alguna razón cuando algún jugador de futbol es muy bueno lo empiezan a catalogar como "crack", y yo que creía que era una droga, pero en fin, imagínate ser un Dios del balón, la metes (la pelota) hasta con la espalda, haces unos tiros al ángulo espectaculares, la gente grita "¡Goooool!" cada vez que haces de las tuyas y esos pies tuyos valen millones, te quieren en Real Madrid, en el Real Zaragoza, Real Samesta (el que entendió; entendió) y bueno, eres la figura deportiva que los niños sueñan con ser ¿No está mal eh?

Lo no tan bueno:
Lastimarte en la cancha es tan fácil como lavarte los dientes (los cuales tienes que mantener perfectos para tu próximo comercial de la pasta dental que te patrocina). Y una vez fracturado o lesionado gravemente; adiós al sueño. Además cada mundial, torneo, liguilla, lo que sea, medio mundo pone la mira en ti (porque eres el crack) y la afición no perdona un solo error que llegues a tener en el área chica, no se diga en penales.

Barman del club más exclusivo de celebridades.

Prepararle un traigo a Katy Perry que aunque ya le dijiste que ha bebido demasiado pero ella insiste ha de ser fenomenal. Como barman del club de clubes tienes acceso a presenciar los desmanes que arman los famosos cuando el alcohol es mucho y la prudencia es poca. Volteas para allá y está Lindsay Lohan jugando con un polvo blanco (al parecer harina) y por el otro lado Leonardo DiCaprio acaba de vomitarle encima a Pink, además cuando los agarras de buenas acceden a darte su autógrafo en una servilleta o bien tomarse una foto contigo.

Lo no tan bueno:
Algunas celebridades tienen fama de no ser muy amables con personas NO famosas, algunos ejemplos son Tobey Maguire, Avril Lavigne y Cameron Diaz, así que podrías recibir malos tratos de las estrellas que visiten el club, podrían pedirte un trago tronándote los dedos y llamándote “pedazo de lentitud con pies”, además basta con que alguna de estas celebridades se queje con el gerente para que tu puesto lo ocupe otra persona y pueden quejarse por lo que sea, hasta por qué no eres uno de esos barmans que hace malabares con las botellas.

Fotógrafo redactor de National Geographic.


Eres bueno con la cámara y has capturado momentos increíbles, tantos que National Geographic decide contratarte, a partir de ese momento tus gastos están cubiertos para viajar a los lugares más escondidos del planeta y capturar la esencia de otras culturas, ¡te pagan un montonal de dólares por viajar! Tus desayunos, comidas y cenas van por cuenta de N.G. y tu solo te encargas de entregarles material visual a fin de mes para recibir tu cuantioso cheque y esperar tu próxima misión aventurera.

Lo no tan bueno:
Mientras imaginaste que te mandarían a Venecia o Hong Kong resulta que tu primera misión es ir al punto más escondido de África donde parece que las únicas turistas son las moscas y las abejas (africanas obvio) que no dejan de molestarte, además vuelves de tu misión con malaria, ébola o sabrá Dios que sea pero se te está cayendo la piel y si pensaste que era lepra los médicos ya lo descartaron, apenas te recuperas y te mandan a que cubras la guerra de medio oriente, prácticamente quieren que te pares en medio de las balaceras y documentes todo el sufrimiento pero lo único que verá la cámara son tomas del piso mientras corres despavorido.

Y esas son las 8 chambas que muchos incluso pagarían por tener, con todo y sus pros y sus contras en Platíqueme Algo recomendamos mejor dedicarse al cine para adultos, aunque ser actor/actriz porno también debe tener un montón de contras, no sabemos cuáles pero si debe de haber.

Por último un dato interesante sobre la palabra “chamba”, el término proviene los años 40's cuando braceros mexicanos se trasladaron a Estados Unidos y al términar sus jordanas agrícolas acudían a la “Chamber Of Comerce” (Cámara de Comercio) a buscar un nuevo trabajo, con el tiempo chamber terminó convirtiendose en chamba, un sinónimo de trabajo.

Tal vez te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario