7 Razones por las que los Buenos Chicos siempre van a la Friendzone.

“¿Por qué ella escoge a aquél patán?” Se pregunta el que la trata como reina y le pone todo en bandeja de plata, nadie culpa a los buenos chicos, así fuimos educados muchos, “sea respetuoso, compórtese”, todo eso está bien, pero en exceso es la llave maestra para abrir un cuarto llamado Friendzone, que digo cuarto, es una antesala enorme donde están todos los chicos buenos que intentan llegar a su corazón por ser “muy lindas personas”.

Entonces ¿Qué puede estar haciendo mal el chico bueno?

1.- Estar un poco DEMASIADO disponible ¡siempre!


Aplícalo en ti mismo, si tuvieras siempre de algo, lo que sea, cuando tu quisieras y como tu quisieras ¿te seguiría resultando atractivo? Aquello de lo que tenemos poco, lo que no sabemos si estará disponible cuando nosotros queramos, ¡es lo que nos atrae a montones!

Así que siempre que ella llama y sin excepción tú dices “claro que si, voy para allá de inmediato” le estas poniendo todo en bandeja de plata, y por todo me refiero a mandarte a la Friendzone.


2.- Hombro de lágrimas, consejero, psicólogo. 


Tenerse confianza es una cosa, pero convertirte en otra de sus amiguitas es otra muy diferente y juega en tu contra abismalmente, esto va de la mano con el primer punto, si siempre estás disponible para escuchar como otro patán le rompió el corazón simplemente no pasará nada, mejor no cruces la línea de la Friendzone, párate derecho y deja en claro tus sentimientos: ¡Eres su pretendiente! No su “beffie”, “BFF”, “amigui” ni mucho menos su “doctor corazón”.


3.- Intentas complacerla a toda costa. 


Toda tu vida gira en torno a su aprobación, ¿Qué estás haciendo? Si a cada comentario de ella como “me encantan los gatos” tu respondes: “¡A mí también!” O realizas cada petición que ella hace sin excepción... De una vez ve y cómprate un kit de esmaltes para uñas. 
En tus incesables esfuerzos por satisfacerla solo le estás mostrando tu falta de voluntad y una personalidad débil, no puedes culparla de catalogarte como un hombre que no tiene opiniones propias (alguien que no es interesante).


4.- Demasiado miedo a la iniciativa.


Puede que ella perciba como “linda” tu timidez, pero si esperas que de pronto ella te tome y diga que no puede más y te bese… ¿Dónde quedas tú como hombre? 
Ella puede ser muy open mind, pero te sigue correspondiendo a ti llevar la interacción a un plano romántico. De acuerdo ¡siglo XXI! Les corresponde a los dos, solo no la dejes cargar con todo el peso del avance. 


5.- El molesto habito de dar consejos cuando nadie te los pidió.


Recordándole a ella lo que hace mal y lo que debería de hacer con frases como “tal vez si te dieras la oportunidad con alguien que no sea un patán” francamente… le estás gritando que te gusta, que quieres algo más con ella pero tienes tanto miedo que quieres que ella te pida que sean novios. Patético ¿no crees? Además ella ya tiene una madre y/o hermanas para estos consejitos.


6.- Caes en la Friendzone porque lo permites.


Si te pasas de lindo y buen chico, serás como un costal de box, alguien que no se defiende, hay una diferencia entre ser amable y no tener carácter. Si nunca te opones a ser “friendzoneado” simplemente nunca saldrás de esa categoría. 

¿Cómo te opones? Con acciones. Cada vez que ella comienza a tratarte como su best friend tú haces algo que le deja en claro quién eres: su pretendiente. Por ejemplo un “beffie” no roba besos, tampoco la ve de arriba abajo y dice “me encantas”. 


7.- Y por último la razón más común e importante por la que caes en la Friendzone.


¡Eres aburrido! Disculpa que te lo diga así pero los chicos buenos rara vez ofrecen algo excitante y divertido que hacer, bajo la presión constante de ser un buen chico dejan de ser divertidos, ¿has oído el dicho “si quieres llegar a su corazón hazla reír”? no significa que seas un payaso en un monociclo, tampoco tiene que ver con ser un aventurero temerario adicto a la adrenalina.

Solo dale momentos de diversión memorables contigo, algo que ella relacione a ti y pueda decir “estuvo de lujo”, los ejemplos incluyen camping, deportes, conciertos, viajes, baile y un largo etcétera que un chico bueno diría “yo paso”, mejor no pases; ¡Aviéntate! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario