Estoy a punto de salir de mi zona de confort. Y eso me aterra.

Definitivamente no es lo mismo leer sobre abandonar la zona de confort a realmente tomar una decisión que nos llevará a salir de esa burbuja de comodidad.


Para algunos puede ser un cambio de escuela, la escuela donde están cómodos, para otros puede ser salirse de la casa de mamá y papá. Para algunos puede ser algo tan insignificante como cambiarse de Apple a Samsung, o de Windows a Mac.

Los cambios dan miedo, causan incertidumbre, es normal temerle a lo desconocido y por eso pocos se atreven a desprenderse del Status Quo.

Pero... ¿Qué es el Status Quo?


Su traducción sería "estado del momento actual", cuando nos aferramos a que las cosas permanezcan tal y cómo están, aceptamos cambios pero minúsculos y siempre que no alteren nuestra rutina, por que quieras o no, todos tenemos rutinas, incluso romper rutinas... es una rutina.

¿Qué promete el salir de la Zona de Confort?


Según he leído:

  • Crecimiento personal.
  • Mayor motivación en nuestras vidas.
  • Independencia emocional.
  • Expansión mental.

A mi sinceramente me suena a "decisión milagrosa", ¿voy a obtener todo eso simplemente por llevar a cabo la decisión más inusual de toda mi vida?

En mi caso estoy a punto de irme a vivir a otro país, con otra lengua, otras creencias y cultura. No voy de vacaciones, voy a vivir allá, ¡voy a trabajar allá!


Y aunque no estaré a mas de 6 horas de la casa que me vio crecer, a pesar de que la decisión está tomada desconozco completamente qué voy a hacer el primer día que esté allá, alejado de mis seres queridos, sabiendo que no estaré con ellos en algún tiempo, sabiendo que probablemente no pueda estar aquí el próximo día de las madres, o el día de la familia, o peor aún: la próxima navidad. 
Tan solo imaginarlo me mata un poco por dentro, una navidad alejado de tu familia... inconcebible, no para alguien como yo sumamente hogareño.

Hay planes trazados, obviamente lo primero en la lista serían cosas como:

  • Conseguir dónde vivir.
  • Conseguir trabajo.
  • Identificar puntos claves (supermercados, lavanderías, etc.)
Pero hay tantas dudas por resolver y nadie parece saberlas, he llegado a la conclusión de que solo estando allá podré darle respuesta a cuestiones como:

  • El pago de impuestos en ese país.
  • ¿Cómo obtener una licencia de conducir?
  • ¿Cómo tener internet? ¿A dónde acudir? 
  • ¿Cómo identificar pagos injustos para no aceptarlos a la hora de solicitar trabajo?
  • ¿Qué cosas son ilegales allá?

Estas y tantas otras cuestiones me están quitando el sueño cada vez que se acerca más la hora de partir, pero otra cosa interesante está pasando en mí: me estoy emocionando cada vez más.

Estoy aterrado; pero cada vez me emociono más.


Curioso, es como si mi mente estuviera dividida en dos, una mitad me está gritando "¿Estás loco? ¡Quédate aquí donde estás! ¿Qué vas a ir a hacer allá? ¡Aquí lo tienes todo, aquí tienes a tu familia, aquí las distancias son cortas, aquí todos hablan el idioma que has hablado durante toda tu vida!


Mientras la otra mitad no grita, solo susurra: "El momento se acerca, que emocionante ¿no crees? Pronto estarás allá y sabrás verdaderamente lo que es valerse por sí mismo, conocerás nuevas personas, tendrás que perfeccionar otro idioma, tendrás que adaptarte".


Así que, mis queridos lectores, espero que (me conozcan o no) me deseen suerte, y yo les deseo felicidad -salgan o no salgan algún día de sus zonas de confort- y les deseo realización personal.



Tal vez te interese:


2 comentarios:

  1. Auque normalmente no te veo mucho en nuestra querida ciudad, el saber que estarás un poco lejos me pone tristona y a la vez tambien me emociona que comiences esta nueva aventura que sin duda te hará crecer y madurar un poco más... Aquí sigo y sabes que te quiero Patito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Anabel, sabes que te estimo un buen, que en ti encontré una buena amiga y eres parte de un gran sueño mio que se cumplió. Espero verte pronto =)

      Eliminar